Second Life

Exhibición Colectiva

09.28.2019 — 10.06.2019

Una exhibición colectiva en la Casa Möbius de Ernesto Gómez Gallardo. Organizada por PEANA para CONDO Complex 2019. Curada por José Esparza Chong Cuy.

 

Con obras de Leonor Antunes, Francisco Artigas, ASMA, Dr. Atl, Manuela de Laborde, Frida Escobedo,  Claudia Fernández y Proyecto Meteoro, Mario García Torres, Ernesto Gómez Gallardo, Jill Magid,  Esther McCoy, Carlos Mérida, Mario Navarro, Juan O’Gorman, Clara Porset, Pedro Reyes, Armando Salas Portugal, Cooking Sections, and Tezontle.

 

La exposición se presenta como un caso de estudio para investigar el marco legal de lo que se considera patrimonio artístico inmueble. Llevada a cabo en la icónica casa del arquitecto Ernesto Gómez Gallardo en San Jerónimo, construida de 1974-1978 y que ahora está a la venta, la exposición pone en cuestión las políticas de preservación del entorno construido cuando se encuentra a la disposición del mercado. Second Life (Segunda Vida), es un un ejercicio para hablar sobre el sinfín de inmuebles no catalogados como patrimonio en México cuya relevancia artística se debe proteger, e intenta buscar una manera para para que estos espacios cobren una segunda vida preservando aspectos de su uso original.

 

Es también una oportunidad de visitar la Casa-Estudio del arquitecto mexicano modernista Ernesto Gómez Gallardo, la cuál estará abierta al público por primera vez.

 

El 28 de septiembre de 2019 se convocó a un panel abierto sobre patrimonio inmueble artistico en la Casa Mobius del arquitecto Ernesto Gómez Gallardo en Pino 43, Lomas Quebradas, Ciudad de México. Participantes Mario Ballesteros, Ana Pérez Escoto, Dolores Martínez Orralde, Carlos H. Matos y Pedro Reyes. Moderado por José Esparza Chong Cuy.

 

 


 

 

CONSIDERACIONES SOBRE EL LEGADO DEL ENTORNO CONSTRUIDO

José Esparza Chong Cuy y Cooking Sections, con el apoyo legal de Carla Patricia Calderón

 

Esta es un invitación abierta para tomar acción y cuestionar los marcos legales que salvaguardan el legado artístico de nuestro entorno construido. Dicha iniciativa busca comunicar ampliamente el valor socio histórico de inmuebles cuya contribución artística es destacable para fomentar una cultura de cuidado, preservación y apreciación del patrimonio arquitectónico.

 

En México, existen leyes que protegen su entorno construido, y las regulaciones establecidas por el gobierno indican el año 1900 como el parteaguas legal para diferenciar el patrimonio inmueble “histórico” del “moderno”. También se utilizan términos como “monumento artístico” para distinguir aquellas edificaciones de un valor artístico excepcional. Sin embargo, estas regulaciones dejan fuera un sinfín de inmuebles que están en riesgo de desaparecer.

 

La producción arquitectónica del siglo veinte contribuyó directamente a generar una identidad y un lenguaje visual único durante un periodo de desarrollo nacional. En años recientes hemos visto como muchos de estos reconocidos inmuebles han cambiado de uso y de dueños. ¿Qué sucede cuando estas arquitecturas quedan sujetas al mercado?

 

Siendo conscientes en la subjetividad de lo que se considera de valor artístico, nos preguntamos hasta qué punto las regulaciones existentes están diseñadas de manera generalizada y pueden ser contraproducentes y restrictivas, impidiendo en muchos casos que los inmuebles cobren una segunda vida. ¿Cuáles son los criterios que se aplican para decidir lo que se preserva y lo que no? Y una vez una arquitectura se declara como digna de ser protegida, ¿Cómo se conserva sin ser conservador?

 

 

Suscríbete a nuestro Newsletter