El ensamble del ocaso

Tomás Díaz Cedeño, ektor garcia, SITES, Gordon Hall, Rodrigo Hernández, Ana Mazzei, Federico Pérez Villoro, Berenice Olmedo, Tezontle

24.03.2022 - 14.08.2022

 

Debido al cielo abierto y a la ausencia de objetos elevados, rápidamente me he vuelto consciente de cualquier visitante en el patio. Veo sus figuras incluso si se encuentran a grandes distancias, como pequeñas siluetas entre los senderos. Sin embargo, los visitantes no son frecuentes, y cuando escucho voces humanas, generalmente se trata sólo de los paisajistas, llamándose unos a otros.

 

Klara and The Sun, Kazuo Ishiguro

 

El ensamble del ocaso es una exposición organizada por Ana Pérez Escoto y PEANA para el Patio de las Esculturas en MARCO que deposita el trabajo de las artistas Ana Mazzei, Berenice Olmedo, ektor garcia, Federico Pérez Villoro, Gordon Hall, Rodrigo Hernández, Sites, Tezontle y Tomás Díaz Cedeño en una cruz de regiones espaciales y temporales conectadas entre sí. Envuelta por las murallas del museo y situada al aire libre sobre la alfombra de roca del Patio, esta muestra invoca una trama de elementos cuyos signos se cuentan tanto en las estructuras en el paisaje, como en la posición y equilibrio de las discretas energías que lo recorren: sus direcciones se activan y desactivan por campos, o estaciones; lugares no exactamente habitados, pero tampoco impersonales en los que encontramos un acceso a cada artista y a la materia ligera o agudamente transformada que cada uno ha ocupado en esta particular región del museo.

 

Inserta en un vértice de contacto con el exterior del casco central de Monterrey, en primer plano y con una de las formaciones montañosas más importantes de la ciudad en el este, El ensamble del ocaso comparte sus fenómenos con las iluminaciones del Sol oriental en su paso diario por el Patio de las Esculturas, agudizando las sombras que recorren la contraparte arquitectónica con la que diversas piezas encuentran resonancia. Es a través de esta imantación del sitio y su contexto que se han filtrado también en la muestra los aspectos de una vida vivida entre estructuras. Rasgos de una red de sociedades y materiales cuyas operaciones ocurren tanto en el espacio como en temporalidades diversas: estructuras para el reposo o la pausa del movimiento, pero también para la memoria y para los relatos; estructuras que emiten señales y símbolos, pero también aquellas que reciben al cuerpo, haciéndolo circular en historias tanto íntimamente personales, como anónimamente institucionales. El ensamble del ocaso invita a pensar en estas estructuras y sus funciones, así como en un plano territorial compartido. El Patio de las Esculturas, como una suerte de lecho que se ha secado, nos revela recipientes, instrumentos y emisores ahora visibles; obras que especulan con una energía cuya disponibilidad es incierta pero capaz de trastocar, desde una época deliberadamente ambigua, la imaginación de nuestros entornos.

 

Christian Camacho

Suscríbete a nuestro Newsletter