Burnt Stuff

SANGREE

09.05.2020 - 10.10.2020

Sala de Visualización Virtual

 

 

La práctica artística de SANGREE se distingue por un nutrido desarrollo visual que les ha permitido navegar las múltiples capas de la historia del arte, sitios históricos, curiosidades científicas, sucesos inexplicables y narraciones míticas seguidas de un largo etcétera con un peculiar ingenio y sentido del humor. Estos intereses se han volcado en dos grandes archivos: uno fotográfico y otro de dibujo, plasmando en ellos un lenguaje propio de traducción e interpretación de las maravillas y horrores de la historia oficial y extraoficial de la humanidad. Estos archivos funcionan como las bases sobre las que se materializan proyectos en diferentes medios e investigaciones más extensas. 

 

Los proyectos que eligen abordar suelen estar acompañados de un interés genuino por la materialidad que los conforma, en una búsqueda constante por relacionar el formato, la técnica y la estética en una estratégia de composición simbólica que expresa las narrativas que cada pieza contiene, pasando por técnicas tradicionales y procesos artesanales, hasta instalaciones arquitectónicas de gran escala. Ejemplos como RING BELL SUN 21 EARTH proyecto para el cual encontraron inspiración en un oscuro inmigrante letón y su teoría sobre electromagnetismo, que los llevó a experimentar y producir una serie de esculturas ingrávidas de papel periódico pulverizado que simula la textura de rocas, al tiempo que se refieren a formas geométricas minimalistas asociadas con el misticismo y la espiritualidad. O Codex, una escultura tatuada con imágenes del archivo de dibujos; la figura antropomorfa tallada en piedra está basada en una escultura prehispánica ubicada en el Museo Nacional de Historia y Antropología de la Ciudad de México, en ambas esculturas los tatuajes son una crónica que reflejan el contexto temporal en que fueron talladas.

 

Muchas de sus obras, resguardan un carácter estético que pareciera revelar información de algún tipo de civilización desconocida o saber extraterrestre. Una experiencia cercana a estar frente a un hallazgo arqueológico, sin saber a qué temporalidad pertenece el objeto. Para ubicarnos, nos brindan pistas a través de los elementos culturales que las acompañan: símbolos de la cultura popular, logos de marcas, geometrías del pasado, objetos cotidianos… componentes que juegan el papel de la apropiación con la que manipulan la Historia, relativizando su temporalidad.

 

Burnt Stuff nos invita a explorar una nueva faceta material del colectivo: la cerámica. El título de la exhibición hace referencia al término griego keramos, el cual los griegos utilizaban para designar todos los artefactos hechos a partir de arcilla cocida. A su vez, keramos proviene de una raíz en sánscrito que significa quemar. Es así como los griegos la utilizaban para hablar de la cosa quemada, o la tierra quemada, para referirse a los productos obtenidos a partir de la acción de cocer materiales terrosos.  

 

Bajo esta aproximación tan directa del material, combinada con una práctica de estudio extendida por el confinamiento, es que SANGREE logra conjugar personajes, tipografías, abstracciones gráficas y logotipos –propios y ajenos– con las diferentes implicaciones simbólicas y la resonancia histórica del acto de quemar tierra. Dando como resultado una serie de piezas que reconocen el papel fundamental de la cerámica en la creación de ídolos, artefactos y herramientas a lo largo de la historia, y al mismo tiempo revaloran su carácter utilitario. Fortaleciendo así, la idea de concebir a SANGREE también como una marca y su obra como productos o mercancías tales como las que se presentan hoy en PEANA.

 

El tejido de apropiaciones meta históricas las vemos reflejadas en piezas como Baby Jogger, un tótem vasija cortado a la mitad sostenido en un dudoso equilibrio, propio de un infante, quien lleva puestos unos pants adidas azules. Esta pieza nos invita, con sentido del humor, a generar una obvia relación aurática con los productos masivos, a la vez que hace un comentario sobre las esculturas clásicas prehispánicas que conocemos exhibidas en los museos, generalmente las vemos en tonos grises o crudos, siendo que en realidad eran policromadas. En el mismo sentido, reconocemos las palomas de NIKE integradas al diseño de una anfora clásica como sus agarraderas, o en Cortez, haciendo referencia al primer zapato diseñado para correr por la marca NIKE. La pieza combina la figura vernácula de las cerámicas en forma de paloma –el ave–, utilizando el swoosh cómo las alas del mismo. Por otro lado encontramos piezas brandeadas con el nombre del colectivo, jarrones recubiertos de la doble EE, o una inusual figura en espiral que nos recuerda al emoji de la caca sonriente, recubierta en su totalidad por la firma del colectivo reafirmando la noción de su identidad creativa.

 

Desde el comienzo de la colaboración, hace poco más de una década, considerar paralelamente a SANGREE como una marca, surge a partir de la intención de eliminar la idea de un autor o artista individual y dar prioridad a la creación de una identidad colectiva. De esa manera, en las paredes de la galería resuena el nombre de SANGREE de una manera tan estridente que nos da la impresión de entrar a una tienda, pero al mismo tiempo tan camuflada, entre las geometrías del espacio y los pedestales, que se instala en nuestra mente casi sin darnos cuenta. La tipografía en las paredes es el signo que se convierte en patrón sobre la superficie de las piezas, y que a su vez se convierte en el símbolo de todo lo que SANGREE representa.

 

Ver Online Viewing Room

 

 

Suscríbete a nuestro Newsletter